Todo empezó temprano en casa de Elisabeth una joven muy simpática y cercana. Estuvimos en todos los preparativos, hasta el momento de dirigirnos a laIglesia. El enlace transcurrió en un pequeño convento en La Zubia y la celebración en el restaurante la Mamunia. A la salida de la ceremonia hicieron una vistosa de globos y mariposas. 

Para hacer los exteriores se llevaron a la otra novia de Francisco, “su moto”, el resultado lo podéis ver a continuación. Muchas felicidades.